Algo más importante, la HUMILDAD

Natalia Méndez Del Valle.