Cuatro olimpiadas y toda una vida. Por Alfonso Segovia

Natalia Méndez Del Valle.